Habituales, agresiones a agentes de tránsito
Constante, la agresión a los agentes viales en Tulancingo.
  • Hidalgo
  • Posted
  • Visto 76 veces

Habituales, agresiones a agentes de tránsito

Tulancingo de Bravo, Hidalgo.- Insultos e incluso agresiones físicas son situaciones cotidianas que enfrentan los oficiales de la dirección municipal de Tránsito y Vialidad, al estar realizando sus labores en los distintos puntos de la ciudad donde realizan sus labores.

Pero la mayoría de los casos no son denunciados formalmente, pues si bien los agresores son remitidos en algunos casos a la zona de detención del municipio, tras establecer acuerdos, sobre todo en caso de tener que pagar curaciones, y la liquidación de una multa, el tema no tiene mayor seguimiento.

Caso relevante al respecto, se registró el pasado jueves 7 de noviembre, cuando un automovilista que circulaba sobre Avenida Manuel Fernando Soto, en el centro de la ciudad, fue detenido por un oficial de tránsito y vialidad, al ser sorprendido hablando por celular.

Tras ser detenido en su marcha y solicitarle sus documentos, el automovilista señaló no contar con ninguno, por lo que el oficial le señaló que el vehículo quedaría retenido, respondiendo el sancionado con un golpe en la cara del oficial.

El agresor fue trasladado a barandilla municipal, donde tras establecer un convenio y realizar el pago de una multa, fue dejado en libertad.

De acuerdo a información de los propios oficiales de tránsito y vialidad, en promedio son de dos a tres agresiones diarias las que registran, la mayoría verbales, así como insultos.

Pese a que el reglamento municipal de Vialidad y Tránsito establece sanciones para los automovilistas que agredan a los uniformados, en la mayoría de los casos no existe aplicación alguna, señalaron los propios consultados.

Recordaron que han existido situaciones, como el caso de un oficial de tránsito que fue arrastrado varios metros por un automovilista a quien se le señaló una falta que había cometido, sin que existieran consecuencias legales mayores.

Por Daniel Martínez Martínez

 

 

 

Deja un comentario